Varias viviendas se vieron afectadas por las intensas lluvias de las últimas horas

casas

La situación preocupa teniendo en cuenta los anuncios de más precipitaciones.

Habitantes de distintos barrios de la ciudad de Melo vieron como en la madrugada de este lunes, el agua, producto de las intensas lluvias registradas en pocas horas, ingresaba a sus hogares.

La recorrida de EL PROFESIONAL comenzó por la parte más baja de Barrio Collazo. “A la 1 de la mañana aproximadamente el agua empezó a subir y llenó las casas de los vecinos” comenzó diciendo Aparicio Silva. “En algunos lugares metieron máquinas para hacer cosas que no tenían que hacer” denunció. “Se complicó todo a eso de las 2 o 3 de la mañana cuando la gente se despertó y comenzó a sacar a los gurises. Más adelante vive una señora mayor que tuvieron que llevarla porque estaba entrando el agua a su domicilio. Esto es un relajo” sentenció molesto.

“Estas aguas vienen de la Ruta 26, inmediaciones de la cancha de Sauce, para desembocar acá” explicó al tiempo que afirmó que no es la primera vez que se inundan fincas en el lugar. “Esta gente tiene unos tarecos como tenemos todos y se le pudren. No hay trabajo” agregó.

 

Nilsa Bentos, otra de las damnificadas, por su parte expresó que vivió una situación “horrible. Ya van varias veces que sucede. Es de golpe, de madrugada, de noche. En un rato se viene, se viene, entra por una puerta y sale por la otra. Ayer, a eso de las 3 de la mañana, el agua entraba por una puerta y salía por la otra” remarcó.  “Eso fue rápido. Aparte acá nunca se ve al Comité de Emergencia. Nunca se ve a nadie que colabore, que ayude. Yo llamé a la seccional 15ª y vinieron a sacar una señora. Demás acá jamás no se ve a nadie. Esta calle se inunda seguido y acá jamás se ve a nadie. Estamos reclamando una solución. Esto no puede ser. No se puede vivir así. Es la casa de uno. Lo mío es un rancho precario. Tengo pocas cosas. Hoy –por el lunes 18- no pude ir a trabajar porque tengo todo tirado. Cuando escuchamos que había alerta naranja y que iba a llover tantos milímetros en pocas horas, ya no pudimos dormir en toda la noche. Estábamos pendientes que podía pasar lo que pasó. Algo pudimos salvar pero la humedad queda y las cosas se pudren o se rompen” manifestó la vecina de Barrio Collazo.

Cunetas Inundadas

Algunos desagües tapados en las partes más bajas de barrio Agua Hermosa llevaron a que también allí se sufrieran las consecuencias de las intensas precipitaciones.

En plena tarea de limpieza de la cuneta que se encuentra frente a su domicilio, el vecino Pedro Techera narró lo sucedido.  “El agua no tiene salida. Trancó y pasó por encima de la calle. Como no hay zanjeo viene toda por acá (señaló la calle) y entra para las casas. Uno como vecino no debe andar diciendo que tienen que hacer sí ellos saben bien que tienen que hacer” sostuvo.

“A las 2 y poco de la mañana la cosa estuvo bravísima. Mi señora se asustó y yo me tuve que levantar. Hay un problema con un desagüe de la cuneta. Es bravísimo pero no queda otra que soportar la situación. Por suerte anoche no entró aguas a nuestras viviendas. Rodeó, estuvo cerca pero no ingresó. Ahora estoy limpiando por las dudas que este tiempo siga así” expresó Techera.

 Aguas subieron rápido

En Villa Andueza el desborde del Conventos trajo preocupación a los lugareños. Con la mirada atenta a la corriente que pasaba muy cerca de la puerta del fondo de su vivienda, Zelmar Méndez dijo estar expectante. “Estas son las primeras aguas que vienen bajando. Como están anunciando más precipitaciones, estamos esperando que esto se estabilice. Cuando empiecen a llegar las aguas de arriba es cuando más crece” afirmó con la experiencia de quién conoce el lugar como pocos.

“A las 12 de la noche la creciente estaba próxima al puente de la costanera. De ese momento hasta ahora (10 de la mañana del lunes) llegó hasta la esquina” dijo graficando el panorama complicado que se podía apreciar en el lugar. “El avance rápido es lo que más nos preocupa”.

 

Méndez aseguró que el gran problema está aguas debajo de la represa del arroyo Conventos. “Hace unos años hicimos una travesía hasta unos 3 kilómetros aproximadamente y pudimos apreciar que ahí el arroyo se angosta de tal manera que uno puede saltar de un lado al otro. Queda como un mar de agua pero no sobrepasa el medio metro de altura. No tiene para donde disparar. La solución está ahí” consideró. “Tres o cuatro kilómetros de la represa hacia abajo habría que hacer una especie de dragado” sugirió.  “De esa manera el embalse sería mayor y liberaría el agua acá” concluyó.

region sur

Diario 26,5x38   pag 1
Camcel3
Camcel2
Camcel1