En el siglo XXI, el desarrollo rural es sinónimo de desarrollo sostenible

Para lograr la mayor parte de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) es indispensable avanzar hacia una profunda transformación de las sociedades rurales.

Así señalaron los cuatro principales organismos multilaterales dedicados al mundo rural, la FAO el FIDA, el IICA y el PMA, quienes convocaron a los gobiernos, la sociedad civil, el mundo parlamentario y la academia al evento Las Sociedades Rurales de América Latina y el Caribe y la Agenda 2030.

Según las agencias, durante el siglo pasado el paradigma del desarrollo estuvo fuertemente basado en dejar atrás lo rural y abrazar la urbanización y la industrialización. Los ODS, en cambio, proponen una nueva visión y contienen metas que solo serán alcanzadas si se revitaliza el papel de las sociedades rurales en el mundo contemporáneo y sus vínculos con el mundo urbano.

“Casi ocho de cada diez de indicadores de la Agenda 2030 están íntimamente vinculados a lo que suceda con las sociedades rurales. Dos de cada diez indicadores sólo se pueden lograr en y con el campo”, explicó Julio Berdegué, Representante Regional de la FAO.

Durante el evento, realizado en Santiago de Chile en la Oficina Regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, las agencias destacaron el rol central que juegan el desarrollo rural y los agricultores familiares en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible.

“Es necesaria una transformación rural socialmente incluyente y medioambientalmente sostenible cuyos protagonistas han de ser los pequeños productores agrícolas. Para conseguir su creciente integración a los mercados, ellos deben contar con un marco institucional y económico favorable que les permita desarrollar todo su potencial”, explicó Paolo Silveri, Economista Regional para América Latina y el Caribe del Fondo Internacional de Desarrollo Agrario, FIDA.

Un nuevo desarrollo rural para el desarrollo sustentable

Las sociedades rurales de América Latina y el Caribe han vivido profundas transformaciones en las últimas décadas, aunque los efectos de estos cambios muchas veces no han ido en la dirección del tipo de desarrollo definido por los ODS y la Agenda 2030.

“En este siglo entendemos que el desarrollo sólo traerá verdadero progreso humano si resulta en sociedades rurales más plenas”, explicó Manuel Otero, Director General del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA.

Se ha creado una realidad dual, con un sector agrícola muy competitivo orientado a la exportación, altamente tecnificado y al que los gobiernos dan muchas facilidades y el sector de la agricultura familiar, que es quien realmente alimentan a la población, que carece de acceso a la tecnología, los mercados, los servicios públicos básicos y el apoyo financiero y que además ocupa las tierras de peor calidad.

Esto tiene como consecuencia que en la inmensa mayoría de los indicadores de los ODS, las sociedades rurales obtienen resultados menos positivos que los que caracterizan a las sociedades urbanas.

El caso de la pobreza lo ejemplifica: la pobreza rural alcanza al 48 % de la población regional, casi el doble que la pobreza urbana, una diferencia que no ha cambiado sustancialmente en décadas.

Las cuatro agencias destacaron que, para llevar adelante el nuevo tipo de desarrollo rural necesario para el siglo XXI, es fundamental impulsar transformaciones estructurales en las zonas rurales que permitan enfrentar múltiples desigualdades, territoriales, económicas, de género y de etnia.

“Se necesitan compromiso político, políticas renovadas e inversión social para generar estas transformaciones. El desarrollo del sector rural es fundamental para la sostenibilidad de las sociedades modernas. Es un camino necesario para la integración social, para la reducción de las inequidades sociales y para promover el desarrollo de todos los habitantes”, enfatizó Miguel Barreto, Director Regional para América Latina y el Caribe del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

La FAO, el FIDA, el IICA y el PMA reafirmaron su compromiso con los gobiernos y las sociedades latinoamericanas y caribeñas para buscar juntos el camino hacia un nuevo desarrollo rural y así cumplir las metas de los ODS. FAOUY

Más de 1.000 productores familiares recibirán 8,6 millones de toneladas de ración por emergencia ante sequía

La distribución de raciones está vigente en los departamentos donde está vigente la declaración de emergencia agropecuaria por falta de agua. Hasta el momento, más de 1.000 productores familiares recibirán 8,6 millones de toneladas de cascarilla de soja distribuidas por 97 organizaciones de productores. De marzo a abril, 112 de ellos saldaron su deuda con el Fondo Agropecuario de Emergencia y podrán acceder al beneficio.

El Ministerio de Ganadería resolvió el 28 de febrero declarar la primera medida emergencia agropecuaria, que abarcó la totalidad de los departamentos de Tacuarembó, Salto, Durazno y zonas de Artigas, Paysandú, Río Negro y Rivera, cuya distribución de raciones comenzó la primera semana de abril.

Tras finalizar el análisis de 40 solicitudes de productores familiares de Artigas, el ministerio entregará a través de cinco organizaciones rurales locales unas 505.776 toneladas de cáscara de soja. En Durazno serán 1.131.627 toneladas a 141 productores entregadas por siete organizaciones.

En Paysandú se distribuirán 314.106 toneladas de cáscara de soja por siete organizaciones a 28 productores. En Río Negro las solicitudes alcanzaron las 193.672  toneladas que se distribuirán por dos organizaciones a 11 productores.

En tanto en Rivera se distribuirán 339.588 toneladas a 63 productores por parte de cinco organizaciones. Salto recibirá 1.164.272 toneladas de cáscara de soja por parte de 13 organizaciones a 137 productores familiares. En tanto en Tacuarembó se distribuirán 2.301.364 toneladas a 234 productores por 20 organizaciones.

Por su parte el martes 13 de marzo la cartera ministerial resolvió ampliar la emergencia agropecuaria a Cerro Largo, Flores, Treinta y Tres, a zonas de Colonia, Florida, Rocha y Soriano, además de agregar áreas en Río Negro.

Entre las medidas, 41 productores familiares de Colonia recibirán 358.004 toneladas por parte de tres organizaciones, en Flores serán 345.902 toneladas de cáscara de soja a distribuir por tres organizaciones a 39 productores. En Río Negro se distribuirán 190.940 toneladas por dos organizaciones a 17 productores. Florida recibirá 579.848 toneladas que se distribuirán por siete organizaciones a 70 productores.

En Soriano se repartirán 74.490 toneladas a ocho productores por dos organizaciones. En Rocha se repartirán 112.770 toneladas de cáscara de soja a 23 productores por parte de cinco organizaciones. En Cerro Largo serán 707.632 toneladas a 118 productores por nueve organizaciones. En tanto en Treinta y Tres se distribuirán 324.754 toneladas a 56 productores por parte de siete organizaciones.

El plazo para inscribirse en la operativa de distribución vence el viernes 20. Podrán solicitar su ración los productores aún no inscriptos y quienes levantaron las restricciones. Para este grupo, la primera partida será recibida la primera semana de mayo. Presidencia

China anuncia aranceles del 178,6 % a la importación de sorgo estadounidense

China acusa a Estados Unidos de  causar “daños sustanciales” a la industria doméstica

Pekín (EFE) | China impondrá aranceles del 178,6 % a la importación de cereal de sorgo importado de Estados Unidos, una decisión tomada para contrarrestar sus prácticas de venta por debajo del precio de coste en el mercado asiático, anunció hoy el Ministerio de Comercio chino.

Este Ministerio abrió en febrero una investigación “antidumping” contra EEUU por la venta de sorgo en el país y apuntó a que podría extenderse hasta el 4 de agosto de 2019.

Sin embargo, una norma preliminar del Ministerio ha confirmado que las compañías estadounidenses habían vendido sorgo en China por debajo del precio de coste, lo que ha causado “daños sustanciales” a la industria doméstica.

Las exportaciones de sorgo estadounidense a China aumentaron desde las 317.000 toneladas en 2013 hasta los 4,76 millones de toneladas en 2017, según datos del Ministerio, y su precio se desplomó un 31 % en ese periodo, lo que “provocó una caída de los precios domésticos que dañó a las industrias locales”.

La decisión va de acuerdo a las leyes de China y a las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y persigue corregir prácticas injustas y mantener la salud del orden comercial, destacó el Ministerio.

“China siempre se ha opuesto a los abusos de las medidas de remedio comercial (…) y tiene voluntad de expandir la cooperación con EEUU para reducir los desacuerdos en el comercio”, añadió.

DGI procesó 12.000 compras de gasoil por parte de 1.815 productores rurales y reintegró 6 millones de pesos

dgi18

 

La Dirección General Impositiva (DGI) cuenta con documentación de unas 12.000 compras con facturas electrónicas pertinentes a la devolución del IVA del gasoil a productores rurales por parte de productores lecheros, arroceros, floricultores, de frutas y hortalizas, que no

Leer más...

Precio de arroz en zafra 2016/17 por debajo del equilibrio

Se fijó en US$ 10,05 por bolsa de 50 kilos el precio definitivo; productores igual hacen balance positivo

La Asociación Cultivadores de Arroz (ACA) acordó con los molinos en US$ 10,05 el precio definitivo para la bolsa de 50 kilos de arroz cáscara perteneciente a la zafra 2016/17 (se incluye la devolución de impuestos).

El precio base fue US$ 9,66 por bolsa para las variedades de arroz no americanas.  A ese valor se le debe quitar US$ 0,11 por bolsa según el convenio firmado el 14 de noviembre de 2017 por los productores.

En consecuencia, el precio final para las variedades no americanas fue US$ 9,55 por bolsa, de los que ya fueron acreditados US$ 9 por bolsa en las cuentas de los productores con fecha 30 de junio del año pasado. Ahora, los molinos acreditarán a los productores US$ 0,55 por bolsa con fecha 28 de febrero de 2018.

Para las variedades americanas, como es el caso de la INIA Tacuarí, el precio es de US$ 10,35 por bolsa de los cuales ya fueron acreditados US$ 9,80 por bolsa, con fecha 30 de junio de 2017. Ahora se acreditarán US$ 0,55 por bolsa con fecha 28 de febrero de 2018.

El acuerdo contempla una devolución de impuestos de US$ 0,50 por bolsa de 50 kilos de arroz cáscara sano, seco y limpio, puesto en boca de recibo y con fecha 30 de junio del año pasado. Ahora se sumarán US$ 0,02 por bolsa al pasado mes de febrero. A su vez, para el Fondo de Financiamiento y Reconversión de la Actividad Arrocera el monto es de US$ 0,50 por bolsa y de ese monto ya se habían acreditado US$ 0,48 por bolsa a junio del año pasado. Ahora se acreditarán US$ 0,02 a febrero de 2018.

“Fue un precio justo”, afirmó a El el presidente de ACA, Alfredo Lago, aclarando que “no colma las necesidades del productor y queda por debajo del precio de equilibrio”.  Aún así reconoció que “la industria hizo un esfuerzo para poder acordar el precio y no recurrir a  una medición”.

Zafra. En cuanto a la actual cosecha, se estima que se lleva levantada el 50% del área plantada (poco más de 150.000 hectáreas).  Lago reconoció que en los rendimientos “se entró a sentir lo que fue el clima adverso de febrero, con temperaturas mínimas muy bajas”, pero el promedio país estimado por la ACA se mantiene en 8.300 kilos por hectárea. Son 300 kilos por hectárea respecto a la cosecha anterior y se sentirán en los bolsillos de los productores, pero según el gremialista, “mirando el promedio de los últimos años está por encima. Productivamente va a ser un año bueno, teniendo en cuenta que fue una siembra complicada y un febrero frío. El promedio de temperatura fue bueno, pero las mínimas fueron bajas. Eso se está sintiendo en los rindes”.

Para los productores el balance productivo “es positivo” y mucho más teniendo en cuenta los problemas que hubo para sembrar.

“En el norte los rendimientos están un poco mejor porque  pudieron avanzar más en la primer parte de la siembra. Se está hablando de 9.000 kilos por hectárea, seguramente el promedio sea menos pero están un poquito mejor que en el este”, analizó el presidente de la Asociación Cultivadores de Arroz.

El arroz lleva cuatro zafras de pérdida y resolver el crédito para poder volver a plantar es la mayor preocupación de los productores. “El tema financiero al 30 de mayo o 31 de junio, va a ser una de las mayores preocupaciones del sector”, reconoció Lago.

El País

region sur

eptv btn

Diario 26,5x38   pag 1
Camcel3
Camcel2
Camcel1