fbpx

Homenaje a Luisa Cuesta

30 Noviembre 2018
Publicado por: 

Melo, 29 de noviembre de 2018.-

Sr. Presidente de la Junta Departamental de Cerro Largo. 

Edil Julio Luis López.

Presente.

Luisa Cuesta murió sin saber dónde está su hijo Nebio Melo Cuesta, quien fuera secuestrado en la Argentina el 8 de febrero de 1976, desde esa fecha Luisa buscó a su hijo, en 1981, su hermano, el dirigente sindical Gerardo Cuesta murió a causa de la tortura en el Hospital Militar. La muerte de su hermano la recibió estando en el exilio en Holanda junto a su nieta y su nuera.

En 1985, Luisa retorna del exilio y comienza una lucha inquebrantable por verdad y justicia.

Durante más de 30 años Luisa siempre estuvo en primera fila buscando a su hijo Nebio y a todos los compañeros y compañeras desaparecidas reclamando al estado de la búsqueda, la aclaración de la desaparición y muerte de las víctimas y una lucha incansable contra el olvido convirtiendo la batalla por la verdad en una reivindicación de carácter nacional.

Luisa se transformó en una referente más que importante en la lucha por la defensa de los Derechos Humanos, siempre en primera fila.

Desde la primer Marcha del Silencio la veíamos siempre caminando en silencio con la foto de su hijo, nunca bajó los brazos.

Luisa se nos fue y no pudo saber qué hicieron con su hijo, sobre eso, en el documental “El cultivo de la flor invisible” Luisa manifestaba: “No sé si algún día podré saber algo más de eso. No puedo hacer un juicio, ni puedo hacer nada, porque no puedo decir una palabra al respecto, los militares que andaban en Buenos Aires, que recorrían Buenos Aires como recorren los criollos los potreros, así andaban ellos, buscando a quién llevar preso, a quién poder torturar, a quién poder desaparecer, matarlo y luego enterrarlo en algún lugar sin decir nunca en qué lugar están”.

Sobre la anécdota de cuando fue detenida y trasladada al Batallón de Infantería Nº 5 de Mercedes en que le pregunta a un militar del batallón: “¿soy peligrosa teniente?”, teniendo como respuesta: “más de lo que Ud. supone”, la Negra Casablanca escribe en Brecha: “Y supuso bien el teniente, el peligro que Luisa encarna es la memoria. Las arrugas que surcan su cara son denuncia constante de la cobardía, indignidad e impunidad de los que, sabiendo la verdad, no la dicen. El peligro que Luisa encarna es en el que se convirtió sin quererlo, parca, dura en la palabra mientras quiso hablar, inquebrantable en la lucha por su hijo y por todos los hijos, padres, hermanos, compañeros. Tan peligrosa como todas esas viejas con las que la democracia sigue teniendo hoy una enorme deuda”.

Se nos fue Luisa, pero su lucha no para, su lucha sigue en cada uno de nosotros en la búsqueda de verdad y justicia.

Solicito que mis palabras se remitan al colectivo Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos.

Atentamente,

 

                                                  Bancada Ediles Frente Amplio

Nuestro diario con la firme misión de mantener informados a TODOS adapta la modalidad de Prensa Digital, esto es fruto del desarrollo de las nuevas tecnologías que hacen posible El Profesional llegue a cada rincón del mundo en el momento en que lo desees.

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree