fbpx

El Museo Histórico Regional Dr. Apolinario Pérez descubre… Un Negro Libre de Uruguay acompaño a Garibaldi a Italia.

07 Junio 2019
Publicado por: 

Andrés Aguiar

Soldado uruguayo, que después de combatir al mando de Garibaldi en la Guerra Grande, acompañó al Héroe cuando marchó para Italia en 1849 y era teniente de Estado Maor de la República Romana en los días que la histórica ciudad fue sitiada por el ejército de la coalición franco reaccionaria a órdenes del general Oudinot.

Aguiar descendía de antiguos esclavos negros manumitidos y él mismo era negro.

Joven, alto, de formas esbeltas, modelado músculo a músculo en rudas faenas de domador y endurecido por las intemperies, consumado jinete, placía a Garibaldi, a cuyo lado desempeñaba funciones de ayudante, verlo manejar el caballo y le encantaba la ligereza, la precisión y la gallardía con que Andrés saltaba y se afirmaba en los montados.

Como hombre y como soldado, su jefe ha certificado en sus escritos que Aguiar “pertenecía al grupo de hombres que la naturaleza forma para ser queridos. Tranquilo, bueno, valeroso, frío en el peligro, se captaba enseguida la simpatía de todos”.

Encerrado con Garibaldi en la Ciudad Eterna, el negro uruguayo, con una blusa colorada y un sombrero gris con plumas blancas, permanentemente junto a su jefe, se hizo pronto una de las figuras más conocidas del barrio Transtíber, popular sobre todo entre las mujeres por el exotismo de su piel y su elegancia de jinete.

En la jornada de Velletri, el 19 de Mayo de 1849, Aguiar, a quién se le habían otorgado los despachos de teniente con fecha 1º del propio mes, salvó con su actitud decidida y heroica la existencia de Garibaldi, en momentos en que la caballería del coronel Masina daba vuelta cara abandonando el campo en desorden.

Correspondióle pelear en los sitios de extremo peligro, con dos brechas abiertas en las murallas del sector extendido entre Puerta Portese y Puerta de San Pancracio, primera línea de defensa del Janiculo y varias veces corrió el destemido teniente Aguiar grave riesgo. El 30 de junio un casco de granada vino a herirlo de tal gravedad, que fueron inútiles para salvarlo todos los esfuerzos del doctor Bertani, “el médico de los héroes”. Entonces, delante del cuerpo inanimado de su bravo ayudante, su fiel negro, fue cuando Rafael Tosi, testigo de la escena, vió -por primera vez en su larga carrera de soldado- llenarse de lágrimas los ojos de Garibaldi.

En el parte de la jornada firmado en San Pedro de Mortoio, el General dice así: “Ayer ha sido un día fecundo en hechos de armas: pérdidas y ventajas. Ayer Italia contó nuevos mártires… La América también dio ayer con la sangre de su valeroso hijo Andrés Aguiar, prueba del amor de los libres de todas las regiones por nuestra bellísima y desdichada Italia”.

Ver: J. M. Fernández Saldaña. “Andrés Aguiar. El moro de Garibaldi”. La Prensa. Buenos Aires. Enero 1º de 1936.  

Prof. Teresita Pírez

Nuestro diario con la firme misión de mantener informados a TODOS adapta la modalidad de Prensa Digital, esto es fruto del desarrollo de las nuevas tecnologías que hacen posible El Profesional llegue a cada rincón del mundo en el momento en que lo desees.

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree